Trasmitir la cultura en la escuela.

Hoy es uno de los asuntos que más interesa, el de la educación, y reconozco que he estado remiso y reticente durante mucho tiempo a hablar de este asunto directamente en los artículos que vamos colgando poco a poco en este blog. No obstante, hemos rozado el tema de cuando en cuando, con referencias imposibles de evitar. En este sentido escribí la semana pasada sobre perlas y puercos, haciendo referencia a uno de los males de nuestro tiempo, el utilitarismo del conocimiento que tiñe la mente de los más jóvenes y vulnerables (los alumnos); o a los males que causan algunos dirigentes de la enseñanza, semejantes por otra parte a los males que causan los que con responsabilidad de gobierno, crean con su negligencia, males mayores a los que pretenden resolver. Si el que tiene que apagar el fuego es el pirómano, entonces el cuerpo de bomberos tiene un grave problema. Era un problema humano, sin más, aunque haya tenido la desgracia de reconocerlo en primera línea y en los Institutos de Enseñanza.

El valor que hoy tiene la sociedad por la educación es algo novedoso, pues en siglos pasados a nadie le interesó la actividad del aprendizaje, si exceptuamos la Iglesia, depositaria durante siglos y siglos del saber y el conocimiento. No por apego a él, ni por manipulación, sino simplemente porque era la única interesada en salvaguardar las tradiciones ancestrales romanas, clásicas y antiguas.

Nos conviene recordar que la Iglesia es una institución romana, es la religión del extinto Imperio Romano, por eso siempre estuvo interesada en trasmitir esta cultura, por ser precisamente el vehículo de socialización cultural de un mundo, en nuestro país, hispano-romano. La iglesia se ha empeñado durante siglos en conservar y proteger el legado cultural de occidente: latín, retórica, gramática, filosofía, teología, y cuantos estudios de humanidades podamos enumerar. La iglesia erigió las Universidades, los Estudios catedralicios y monacales, y puso en orden el conocimiento de la medicina, el derecho, la teología, los cánones o el derecho canónico.

Pero esta exclusividad se empezó a ver con recelo cuando el paradigma aristotélico escolástico se empezó a resquebrajar en la Edad Moderna, cuando los reyes se empezaron a ver a sí mismo como soles y cuasidivinidades, y cuando sus adláteres, todos ellos educados en centro religiosos, y autodenominados pomposamente ilustrados vieron en la educación el punto de partida para transformar la sociedad.

Por desgracia no se equivocaron en su juicio, pues efectivamente, la trasmisión de una cultura se realiza básicamente en la socialización primaria, es decir, en la familia. Por eso, la apuesta de todos los regímenes totalitarios, que han querido cambiar la sociedad según sus gustos particulares, siempre ha tenido como gran punto de partida el control de la educación. La construcción de un edificio que supliera a la familia en sus criterios ha sido uno de los grandes objetivos del jacobinismo educativo, cuya actuación más repudiable la hemos podido ver en los países del Este bajo el yugo del totalitarismo comunista. Robamos a los hijos de las familias para decidir su educación. También fue practicado por las juventudes hitlerianas, educamos para ser grandes alemanes, al estilo que algún dirigente de un despacho decide.

La educación en España, y en el entorno Europeo, mantiene los mismos principios del totalitarismo, en una versión más encubierta y débil, menos salvaje, dada la sensibilidad social, pero no menos constante ni benévola. La escuela se ha convertido en el laboratorio de experimentos sociales teñidos de ideologías perfectamente identificables, y rabiosamente defendidas por sus próceres e intelectuales.

Por eso la trasmisión de la cultura occidental está en peligro, y todo lo que se entendió que perteneció a un mundo brillante está cerca de su borrado y reorganización; se está evacuando la tradición a pasos agigantados, y sus consecuencias y efectos ya las estamos empezando a percibir en España, aunque el fenómeno recorra como un fantasma toda Europa y me atrevo a decir todo Occidente.

En las culturas estables, armónicas, las que no cambian en la trasmisión de sus saberes y conocimientos de una generación a otra, el conocimiento se realiza desde la mímesis y el ejemplo familiar. Si existe algún tipo de escuela, ésta está sometida a los dictámenes culturales de la sociedad a la que sirve con más eficiencia que cualquier otra. Un ejemplo sería la cultura pigmea, que apenas ha variado en seis mil años, y que sigue siendo la que mejor se adaptar a un entorno selvático pues trasmite los conocimientos esenciales para la supervivencia en el medio.

Pero nuestra cultura no goza de esta estabilidad. Y nuestros alumnos, no salen adaptados al medio en el que tienen que sobrevivir. Las autoridades educativas se empeñan en educarlos con todo tipo de pantomimas: escuelas bilingües (que deterioran los conocimientos y la lengua castellana), refuerzos educativos y planes estupendos (para que barnicemos la ignorancia de nuestros hijos con un título en inglés). Se hacen sistemas educativos y planes de estudio con una alegría y una negligencia digna del más patoso del mundo, sistemas que se rehacen en poco tiempo. La argumentación que tienen es la adaptación, y en esa adaptación nos cargamos las tradiciones culturales, porque son antiguas y rezuman iglesia, y se empuja a los profesores a que sean grandes defensores de ideas transversales democráticas, que van desde la seguridad vial, hasta la exaltación de los derechos de la bragueta, o la defensa de la ideología particular antimachista, por ejemplo. Menos a Séneca, podemos dar lo que queramos, parecen querer decir, y dicen que no es útil. Que es mejor poder leer un menú de un restaurante chino en inglés, por ejemplo. Variar los contenidos, quedarnos con las formas.

Escuché hace unos años a un director que estuvo en una reunión del Ministerio, que cuando se empezó a hablar de qué había que enseñar en las aulas, nadie se ponía de acuerdo. Unos hablaban de la importancia de los idiomas, o de la informática, o de la lengua (sintaxis, gramática y más sintaxis, como si eso fuera a mejorarlos en su capacidad lectora)  y otros se rebelaban aduciendo la estupidez de educar formalmente y sin contenidos. De hecho el plan Bolonia, que ya campea por toda Europa, está logrando que se terminen las carreras siendo competentes en muchas cosas, incluida la ignorancia de cosas básicas que cualquier hombre de hace cien años, con semejante titulación, se ruborizaría.

Pero aquí no se ruboriza nadie.

 La trasmisión de una cultura implica trasmitir de la manera más fiel posible las tradiciones de esa cultura: tradiciones religiosas, ideológicas, de organización familiar, de comportamiento ético y moral, rituales, leyes jurídicas, trasmitir el lenguaje con su literatura, su poesía, y en general sus formas artísticas.

Aquí se trasmite precisamente lo contrario, lo que es último y fetén. Si hay un tonto que saca la teoría de que los alumnos pueden estudiar en dos idiomas, los padres, benditos ellos, se alegran mucho y odiarán a los profesores que se opongan a eso. Si deciden que hay que sustituir la religión por unas charlitas sobre que no hay que conducir bebido, pues allá vamos. Si en lugar de celebrar la Navidad celebramos el engendro halloween, o el solsticio de invierno, o el día de la cocacola, o el día del docente (que no Santo Tomás de Aquino), pues todos contentos, si decidimos que el latín, la filosofía, la religión, no sirven para nada, y las sustituimos por otra cosa, iniciativa emprendedora, pues todos felices.

Hay que reconocer que los ilustrados tenían razón cuando decidieron quitarse a la iglesia de por medio para poder manipular la sociedad a su antojo, lo malo de eso es que tenemos ya varias generaciones de gente soberbia, que es incapaz de leer algo de hace cien años, y que presume más que una mierda en un solar. Cualquier día ponen a los profesores sobrantes (que son mucho y muy bien formados) a dar cocina y ocio solidario en inglés, y si no al tiempo.

Anuncios

Acerca de Antonio José López Serrano

Nací en Valencia a finales de los años sesenta, pero casi toda mi vida la he pasado en Valladolid. A esa ciudad le debo lo que soy, lo que creo, lo que siento y lo que amo. En ella estudié Derecho primero y Teología después. En ella conocí a mi mujer y en ella ví por primera vez el rostro de mis hijas. En ella descubrí que la CREATIVIDAD puede ser amiga de la VERDAD, y que la AUTENTICIDAD es un bien escaso que se descubre PENSANDO y VIVIENDO. Trabajo como profesor de Filosofía en Secundaria y Bachillerato, y recientemente he descubierto una nueva pasión: ESCRIBIR. Disfruto escribiendo y me gustaría que disfrutaras leyendo. Como puedes ver, solo soy un profesor de filosofía al que le gusta pensar, rezar, escribir y amar.

Publicado el noviembre 16, 2014 en Pensamiento Filosófico. y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Hola Antonio José, leo tu artículo que indica la pérdida de la tradición en la educación y estoy de acuerdo y también en que esa tradición la mantenía la Iglesia con la idea de que la plenitud de los tiempos es Cristo y Cristo vivió en el Imperio Romano. Cae la influencia de la Iglesia en la sociedad y en la misma medida la educación deja de perseguir la tradición para buscar otros valores. Es casi una consecuencia necesaria. Lo que me pasa a mi es que no soy tan negativo sobre las posibilidades de esa educación que parece leyéndote que todas las tendencias que aparecen son negativas y sencillamente ha perdido el rumbo. No lo soy porque no soy tan negativo sobre las posibilidades de la persona humana. La educación está anclada al crecimiento de cada niño, de cada persona humana que surge en la tierra con toda la novedad que aporta. Evidente que va a dar tumbos la educación al quedarse sin un anclaje tan firme al pasado, pero será capaz de encontrar un rumbo, porque la educación es la transmisión de la experiencia acumulada, la transmisión de la cultura, ya hace ya miles de años que la cultura es lo determinante. Por todo ello va a ser capaz de encontrar un rumbo, de dar con su tendencia actualizante, encontrar la veta que le haga sobrevivir, porque se trata nada menos que de eso de supervivencia. La raza humana acabará saliendo adelante. La educación se liga a la raza humana y por eso también acabará saliendo adelante. La iglesia lo tiene más problemático precisamente si su lenguaje y su cultura sigue tan ligada a un pasado que ya no es operativo en la cultura.

    • Hola Antonioesquivias, lo primero darte las gracias por participar en el blog. Es para mi una alegría poder contar con tu opinión y tu reflexión.
      Esto de acuerdo contigo en muchas cosas, y comparto muchas de las afirmaciones que haces, pues es una reflexión la de la educación que siempre gusta y atrae, por los muchos extremos y consideraciones que tiene. Un tema inagotable, sin duda.
      En el artículo he concebido la educación desde una perspectiva semejante a la que emplean los estudios de antropología social y cultural, donde la cultura tiene que ver más con la trasmisión de una tradición de una generación a la siguiente, que con unos contenidos formales concretos. Las culturas en crisis reinventan con cada generación muchas estructuras culturales, lo que hace que sea una cultura más endeble para dar sentido a sus miembros. En cambio, una cultura más estable y sólida, que esté bien adaptada a su entorno, no necesita cambiar, y se centrará más en trasmitir de una generación a otra menos novedades. Nuestra cultura está sumida en el paroxismo de tener que reinventarse cada diez o quince años.
      Me explico, una sociedad que culturalmente, y con cada generación tiene que inventar toda su cultural relativa, por ejemplo a las “relaciones sexuales”, o a la familia, o su relación con la tecnología, es una cultura que proporciona pocos anclajes de sentido a sus miembros. Por eso creo que la escuela debería centrarse más en los grandes elementos de la tradición cultural, con mayúsculas, que en las novedades, pues éstas no serán útiles más que una decena de años.
      Pongo otro ejemplo, y no me quiero extender. Cuando yo era pequeño se estudiaba francés en la escuela, ¿cómo es posible que sea más útil haber estudiado otra cosa, cuando yo no tengo ni 50 años? Me enseñaron teoría de conjuntos en matemáticas, algo que no puedo enseñar a mis hijos porque ya no se da en los planes de estudio. ¿Quién me puede asegurar que lo que dan en informática hoy valga para algo dentro de diez años? ¿O que no valga la pena estudiar inglés porque unos chips en el móvil no nos traduzcan en el momento cualquier texto escrito y hablado en inglés? ¿O quizás sea el chino?
      Ese creo yo que es el problema. Estoy de acuerdo que la raza humana saldrá adelante, la cultura occidental no lo veo tan claro si se acaban olvidando de los planes de estudios contenidos culturales tan importante como las humanidades, la religión, la literatura, pintura o música, el derecho, la sexualidad, la familia o el sentido de una vida en democracia; o si esos contenidos cambian cada diez años. De hecho, la mayoría de ellos no se dan en la escuela ni en los estudios elementales. Y si se dieran, algunos no sabrían que contenidos elegir como válidos. Esa es la pérdida de sentido, que empieza por los políticos que organizan la educación, y llega a los alumnos pasando por los profesores, también bastante despistados.
      En términos filosóficos, diríamos que estamos ante una escuela deconstruida, fragmentada y rizomática.

      Gracias de nuevo por tu interés y reflexión.

  2. Un artículo tan ponderado como necesario. Deberían inundar el Ministerio de Educación y las consejerías de las 17 taifas con este texto. Tanto con este como con el de la semana pasada. Entonces me quedé, como ahora, sin saber muy bien qué decir porque en realidad poco puede añadirse. Acción es lo que hace falta por parte de quienes tienen más poder y menos se enteran de la película.

    Después de tus brillantes reflexiones sonará cafre, abrupto y fuera de tono lo que voy a decir, pero igual lo digo. Cuando iba al colegio y algún maestro me pegaba por alguna golfería, por no hacer los deberes o lo que fuera, más me valía no chistar en casa porque entonces pescaba otro sopapo. Hoy si un maestro o profesor suspende a un alumno se ve en la tesitura de tener una bronca, y cosas peores, con los padres. Comento esto, que conoces tan bien, para hacer notar que hay un desmembramiento social, un debilitamiento del sentido, los valores, la Tradición como comentas. Y ese desplome va desde los chavales, a los padres hasta llegar a los políticos responsables últimos y primeros del desaguisado.

    Y entre medias quedáis los profes (o quedamos, me cuento aunque no ejerza). Y los docentes, por muy malos que sean (lo cual está por ver), deberían ser mucho mejor mirados. Con un mayor respaldo social supongo que sería un poco menos engorrosa la tarea de competir con móviles, tontunas movileras y otros elementos por la atención de los alumnos.

    Con lo que afirmas del inglés, tiene gracia pero el caso es que he aprendido más inglés en cuatro meses que en toda la secundaria. Y no es culpa de los profesores, los míos eran magníficos. Pero es que, sencillamente, no había tiempo en los programas para algo tan tonto y prescindible al parecer como oír audios en inglés, hablar… En vez de bilingüismo, que atacas seguro que con razón, habría que reformar la asignatura de inglés para hacerla más práctica, útil, y dejar en paz el resto de materias.

    En fin, como siempre sembrao Antonio, un saludo.

    • Has dado con una clave muy interesante: el desmembramiento social de la educación. Los profesores somos los culpables de la ignorancia de los hijos, algo parecido sucede en la rama sanitaria, que la culpa de las enfermedades la tienen los médicos. Es el principio de autoridad, que tras vaciarse de contenidos, se radicaliza para asumir en solitario y exclusivamente la responsabilidad del que no quiere responder ante sí mismo por sus actos morales.
      un saludo y gracias por participar, siempre es un placer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

LECTORES MEDIEVALES

Bienvenidos a Lectores Medievales, un lugar para los amantes de este tipo de género.

Ínsula Barañaria

Blog de literatura de Carlos Mata Induráin

Novela histórica, artículos, sátira, crónicas y crítica.

Relatos históricos, irónicos y sarcásitos de los que soy autor

Luna Paniagua

Escritura, lectura y corrección de textos

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Blog para escritores

Un blog para escritores con reseñas, consejos, noticias, libros, premios

Empowered

Everyday

Novela: El séptimo amanecer

¿Qué estarías dispuesto a hacer si conocieses el destino de la humanidad?

Pixel Edit

Creative PicsArt Editing Tutorial | Photo Editing Tutorial

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

PU[N]TOS DESCOSIDOS

La poesía no podrá cambiar el mundo pero sí a las personas que lo pueden cambiar.

optimisticlifeat30

The essence of Poetry

Songs of my Soul

Pequeñas canciones de mi alma para intentar liberar las mariposas de mi mente.

El hombre que le susurra a los sentimientos

Escribir no solo es una pasion... es el reencuentro con uno mismo

Ven, pasa

«Por ser cómo soy, por querer seguir siéndolo»

LUCES Y SOMBRAS

LO QUE VES... NO SIEMPRE ES LO QUE HAY

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

ANTONIO J. LÓPEZ SERRANO

ESCRIBIR, PENSAR, AMAR , REZAR. Blog del escritor

Jesús Fonseca Escartín

Periodista y poeta

Antropología accesible

ESCRIBIR, PENSAR, AMAR , REZAR. Blog del escritor

Bold Commentary

"Writing With No Fear"

AURI

El "Mundo de los Ángeles" es un Mundo luminoso, al mismo tiempo que sorprendente, inimaginable e incomprensible para la consciencia del ser humano, que no hay que razonar demasiado, sólo lo justo. Busca esa razón "dentro" de tu Corazón y encontrarás las verdaderas respuestas.

Donovan Rocester

Una dimensión de relatos, pensamientos y poesía...

SIN MIEDO A PENSAR

Inspiración para los que anhelan un mundo mejor

IMPREINTofficial

The official page of the artist created to host the project 'CUT OFF'.

A %d blogueros les gusta esto: