¿Como mosquear a un valenciano? Invítele a comer paella.

Los valencianos son los únicos españoles que cuando salen de casa piden paella para ver como la hacen por ahí. Luego se cabrean y se mosquean con el camarero, porque lo que le han sacado no es paella.

Dicho de otra forma: si quiere mosquear a un valenciano invítele a comer paella. Es la mejor forma, y si quiere perder definitivamente su amistad, invite a dos valencianos a su casa. Lo más probable es que se inicie un debate de esos históricos, que se suelen recordar durante años, sobre la esencia de la paella, sus ingredientes y sustancias primigéneas. Yo, que soy valenciano de nacimiento, reconozco que este es uno de los temas más curiosos con los que he tenido, y tengo, que lidiar. Y es que me ha tocado tragar unas paellas de juzgado de guardia.

Los problemas con la paella empiezan con el mismo utensilio. En realidad y en sentido estricto, una “paella” es un recipiente de cocina, donde habitualmente se hace el plato de arroz que llamamos “paella”. En cambio, en el resto del planeta, la paella es una comida, y al recipiente se le llama “paellera”, palabra inventada en Madrid, supongo, que ya pone de los nervios a los valencianos. Primer lío, el lenguaje incluso ya cambia fuera de la región.

Luego vienen los contenidos de la misma. Para cualquier indígena español a secas, un plato de arroz con colorante es una paella, salvo el arroz a la cubana, que es blanco y con tomate frito. En cambio para un valenciano, es diferente una “paella” de un “arroz con pollo”. Confundirlo es como no diferenciar una “vichisoise” de una “crema de calabacín”, requiere paladar y haber trasegado mucho arroz por la albufera. El arroz a banda tampoco es paella, y el arroz negre tampoco, como también es distinto el arroz al horno. Segundo problema. ¡Españoles: comer arroz no es sinónimo de comer paella!

Tercer asunto. La paella ha evolucionado en su historia más reciente, y los valencianos siguen llamando paella a lo que se hacía en las barracas bajo el caloret y la leña. Se echaba conejo y pollo, judías verdes (bajotas en Valencia), garrofón (alubiones de la Granja para un segoviano), y caracoles si apetece, romero si apetece, y limón si apetece. Se fríe bien el pollo y conejo, y hay tomate en el sofrito. Dos de agua por una de arroz. Punto. A veces azafrán, que gusta más.

Hay gente que le echa más cosas, y ahí empezarán los debates interminables entre los mismos valencianos. Pues yo la hago así, terminan todos diciendo, y me queda muy rica. Claro, claro.

Los andaluces aceptan que un gazpacho se haga como quiera uno, la mano del cocinero es distinta, y no hay dos iguales. En la diferencia está la deportividad y el juego limpio, nadie impone su gazpacho a nadie. Incluso sacan gazpacho de melón, y boutades por el estilo. Pero con la paella no. Tras la esencia de la paella perfecta se esconde la Valencia perfecta, y no se hable más.

Cuando los ingredientes de la paella son los adecuados, el valenciano no te matará. Se fijará en la segunda parte, que es en la textura del arroz. Si está pasado, esclafado, sueltito, durito, empastrado. Si hay socarraet, o no. Y la discusión también será interminable, no lo olviden. No cometan, por favor, el error de decirle a un valenciano: a mi la paella me queda muy rica. Porque inmediatamente se quedará sin su amistad.

Los grados de enfado del valenciano invitado a comer paella a tu casa fluctúan en una amplísima gama de más tolerancia a intolerancia absoluta, a saber:

Mosqueo liviano, apenas un levantamiento de ceja. Que la hagas de marisco, con gambas o con guisantes. O que haya pimiento rojo, por ejemplo. Ya la has cagado, pero igual hasta se lo come. Notarás que no repite, incluso que se deja la mitad. Si es educado estará casi todo el tiempo callado, y si es locuaz te explicará lo que es la paella. Por supuesto, si quiere montar la bronca le habrás dado argumentos más que de sobra.

Sorpresa y estupor. Que no eches colorante. Se queda todo blanco, incluida la faz del invitado. Si el sabor y todo lo demás es adecuado se quedará muy impresionado. Supongo que esta es la sorpresa semejante a los que probaron la fideua por primera vez (arroz con fideo gordo). Es como ver a un albino en una tribu de masais, siempre impresiona.

Desagrado evidente. Se produce si metes dados de cerdo por la extensión del plato. A pesar de su educación, gimoteará, apartará el plato, y dirá con claridad: ¿qué coño es esto? Meter cerdo es una paella es como darle un bocadillo de chorizo a un jihadista. Es un craso error. Se puede meter algo de morcilla en un arroz al horno, o en el empastrado arroz a la zamorana, pero jamás en una paella auténtica.

Enfado, alboroto y desaire. Si además de cerdo, le enchufas gambas sueltas, o has confeccionado el sofrito con algo de cebolla (producto incompatible con el arroz), y además hay tiras de pimiento morrón decorando un plato, el valenciano pensará que le estás provocando. Ten a mano la basura, porque no lo probará, ni aunque sea educado y no haya comido en un mes.

Hace un par de años sufrí la peor paella que he comido en mi vida. En Punta Canela, Huelva, hay un sitio que pone arrocería, y el título ya le queda grande, pues era un engaño a los turistas. No recuerdo la razón, porque era una hora intempestiva, pero era el único sitio abierto, y pedimos paella, aún sabiendo que tardaría un poco. Lo que llegó era insufrible. Estaba hecho con tomate frito de bote, el pollo estaba cortado en plan chino, como en dados, y el grano estaba entre empastrado y duro. Debía ser congelada, imagino, porque cuesta hacer algo tan mal. El cocinero o calentador de aquella porquería debía ser neozenlandés, y conocía la paella de oídas. No pude ni reprochar al camarero aquella bazofia, que por supuesto no comí. Pagamos los ventipico euros y ale, a correr. Pero el trauma aún lo llevo hasta los huesos.

El otro día saludé a un valenciano que no come paella, ni arroz fuera de Valencia. No me sorprendió, aunque reconozco que me hizo gracia. Hablamos del tema y de nuevo constaté que los valencianos estamos condenados a sufrir con un simple y vulgar plato de arroz. Lo curioso que es que muchos valencianos, cuando salen fuera, piden paella, para ver como lo hacen. Y es que son masoquistas.

Anuncios

Acerca de Antonio José López Serrano

Nací en Valencia a finales de los años sesenta, pero casi toda mi vida la he pasado en Valladolid. A esa ciudad le debo lo que soy, lo que creo, lo que siento y lo que amo. En ella estudié Derecho primero y Teología después. En ella conocí a mi mujer y en ella ví por primera vez el rostro de mis hijas. En ella descubrí que la CREATIVIDAD puede ser amiga de la VERDAD, y que la AUTENTICIDAD es un bien escaso que se descubre PENSANDO y VIVIENDO. Trabajo como profesor de Filosofía en Secundaria y Bachillerato, y recientemente he descubierto una nueva pasión: ESCRIBIR. Disfruto escribiendo y me gustaría que disfrutaras leyendo. Como puedes ver, solo soy un profesor de filosofía al que le gusta pensar, rezar, escribir y amar.

Publicado el julio 8, 2015 en Artículos de opinión. y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

LECTORES MEDIEVALES

Bienvenidos a Lectores Medievales, un lugar para los amantes de este tipo de género.

Ínsula Barañaria

Blog de literatura de Carlos Mata Induráin

Novela histórica, artículos, sátira, crónicas y crítica.

Relatos históricos, irónicos y sarcásitos de los que soy autor

Luna Paniagua

Escritura, lectura y corrección de textos

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Blog para escritores

Un blog para escritores con reseñas, consejos, noticias, libros, premios

Empowered

Everyday

Novela: El séptimo amanecer

¿Qué estarías dispuesto a hacer si conocieses el destino de la humanidad?

Pixel Edit

Creative PicsArt Editing Tutorial | Photo Editing Tutorial

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

PU[N]TOS DESCOSIDOS

La poesía no podrá cambiar el mundo pero sí a las personas que lo pueden cambiar.

optimisticlifeat30

The essence of Poetry

Songs of my Soul

Pequeñas canciones de mi alma para intentar liberar las mariposas de mi mente.

El hombre que le susurra a los sentimientos

Escribir no solo es una pasion... es el reencuentro con uno mismo

Ven, pasa

«Por ser cómo soy, por querer seguir siéndolo»

LUCES Y SOMBRAS

LO QUE VES... NO SIEMPRE ES LO QUE HAY

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

ANTONIO J. LÓPEZ SERRANO

ESCRIBIR, PENSAR, AMAR , REZAR. Blog del escritor

Jesús Fonseca Escartín

Periodista y poeta

Antropología accesible

ESCRIBIR, PENSAR, AMAR , REZAR. Blog del escritor

Bold Commentary

"Writing With No Fear"

AURI

El "Mundo de los Ángeles" es un Mundo luminoso, al mismo tiempo que sorprendente, inimaginable e incomprensible para la consciencia del ser humano, que no hay que razonar demasiado, sólo lo justo. Busca esa razón "dentro" de tu Corazón y encontrarás las verdaderas respuestas.

Donovan Rocester

Una dimensión de relatos, pensamientos y poesía...

SIN MIEDO A PENSAR

Inspiración para los que anhelan un mundo mejor

IMPREINTofficial

The official page of the artist created to host the project 'CUT OFF'.

A %d blogueros les gusta esto: