El otro día me dieron el palo.

wpid-wp-1442171710445.jpg

No miento, no. El otro día me intentaron atracar un par de cacos. Bueno, la palabra no es atracar; más bien intentaron “afanarme” la pasta, y para ello me “sustrajeron” la cartera del bolsito que llevo. La culpa es mía, por ir con mariconera tipo bandolera, porque el dinero, contante y sonante hay que guardarlo siempre metido en el escote, que ahí nadie mete mano. En mi caso la pelambrera impediría cualquier intento, pues de inmediato, la manita fina del ladronzuelo, se vería enredada por el marasmo pelaje que me gasto. Hombre de pelo en pecho soy, y no digo más al respecto, que no me quiero desviar, ni provocar delirios entre las más atrevidas (las que no me leen, vaya).

El caso es que ni me enteré, porque uno anda siempre embobado pensando en sus cosas, que si escribo esto o lo otro, que si tengo que comprar en el super, que si no me da tiempo a recoger a las niñas al cole, que si las clases y los alumnos… El bochorno vino cuando fui a pagar unos libros que pensaba comprar, como cuarto de hora después de hacerme con el pan nuestro de cada día. Es verdad que gracias a eso, a que soy amigo de libros, que no vivo solo del pan, sino también de lecturas, que me di cuenta del hurto; porque conociéndome podían haber pasado días sin echarla de menos.

Atorado me quedé, zozobrático y ojiplático. Me han mangado la cartera. Me han quitado… no la pasta, que también, sino las tarjetas, los carneses y un buen número de restos mugrientos que pueblan una cartera en condiciones. En mi caso se completaba con tarjetas de visitas, la de muface, la salud mía, el cartón del autobús, facturas y tickets de los más variados lugares, y el teléfono del restaurante al que suelo ir cuando piso la malvarrosa en Valencia. Media vida, para qué engañarnos. Y es que si uno empieza a ver con detalle la mierda que acumula encima, descubre que tiene más cosas en su cartera que estrellas en la constelación de Orión. En fín, volvía a casa con prisa para cerciorarme que no me la había dejado en la mesa, que yo ya sabía que no, la susodicha carterita; y lo hacía abrumado por la fatiguita que me produciría el peso de las cientos de miles de llamadas que tenía que hacer a bancos, cajas, administraciones y demás enclaves burocráticos, solo porque unos cacos me vieron cara palurdo ese día. Y fue entonces, cuando llegó la llamada que uno espera recibir cuando todo se oscurece.

– Policía municipal, ¿Antonio José López Serrano? Que acabamos de detener a unos tipos que iban con una cartera que es suya. ¿Cuánto dinero tenía?

Mi respiración se acompasó, me detuve para seguir hablando, y empezaron a darse las coincidencias. Me llamo igual que el tipo de la cartera, tengo el mismo dinero que ellos llevaban encima, etc. Yo soy el viandante despistado. El policía municipal me avisó que estaban al lado de mi casa, que habían ido a buscarme a mi hogar, para devolverme lo mangado, que estaban detenidos y que si ponía denuncia que les meterían en vereda. Ideal, oye. Subí a comisaría de Parquesol, y me atendieron como si fuera un marajá. La víctima, yo era la víctima. Y ellos los desalmados.

Hay que decir, para ser fiel a la verdad, que los dos cacos eran unos pipiolos, aunque afanaran como unos chorizos de antología. Eran rumanos, ella dieciocho y él lo mismo. En realidad llamaron la atención a unos municipales que pasaban por allí, les parecieron sospechosos de pleno derecho. No es que las pintas fueran inmisericordes, pero tenían ese no sé qué existencial que se gastan los adolescentes emigrantes en racha, y tras pedirles la documentación, tiraron (disimulando igual que unas gambas arroceras en un plato de calamares) “mi” bienamada cartera al jardín trasero de Caballería, bajo la sorprendida mirada de los quince munícipes que se sumaron al tema en un despliegue de película americana.

Subí a comisaría, digo, e hice la denuncia, cotejé todo lo que guardaba en la más que revisada cartera, y me pasé unas cuantas horas entre espera y espera. Y es que en Ferias en Valladolid, parece que la mitad de la gente le da por robar a su prójimo, y la otra mitad sube a denunciar lo mangado, y ahí andamos todos. Unos por la planta vip, y otros por los calabozos.

¡Qué suerte ha tenido usted! Me dijeron unas cuantas personas, a saber: los quince policías municipales que me atendieron maravillosamente, la jefa de comisaría que me subió a la planta fetén medio secreta, el poli que me hizo la denuncia, las cajeras del supermercado incluida la encargada, la abogada de la defensa ( o sea de los chorizos), el secretario del juzgado, un amigo abogado que pasaba por allí, y cientos de personas que no voy a citar. Solo faltaron los rumanos felicitándome por mi buena estrella, y tampoco llamaron los del Suecia para concederme el Nobel de literatura, pues no se enteraron del hurto. Es verdad que soy la víctima, pero si esto hubiera sido “sálvame” hubiera sacado tajada por contar la exclusiva del atraco, y los rumanos, ya estaban rodando una película con Almodovar de famosos que se habrían hecho, con el Vaquilla de referente y el Toro de la Vega de trasfondo cultural.

Fuera tontadas, a mí los verdugos me parecieron las víctimas en el juzgado, víctimas de su estupidez, y su picaresca atolondrada. Hurtan con elegancia la cartera, y la cagan en cuanto dan dos pasos más. Supongo que no hay nada más humillante, que tengas al panoli al que le mangas la cartera al día siguiente mirándote a la cara, sacando su bolsa reluciente, y acomodando los billetes con descaro. Si no hemos robado a este tonto, es que no tenemos nada que hacer, pensarían los dos rumanos. En el juzgado me quedé mirándoles fíjamente, con la secreta intención de reprobarles su actitud; pero no me atreví a decir nada, al fin y al cabo, ellos me quisieron robar, y cualquier cosa que les dijera sería utilizada en mi contra, pues su abogada estaba delante, y es verdad que no son alumnos míos. Además, si soy la víctima no debo charlar con mis manguis. Es lo que se espera de un robado de libro.

Lo que no se me olvida es la mirada de la chiquita, entre avergonzada y acojonada (no sabía si le iban a caer varios meses de cárcel o no), me miraba entre extrañada y tan sorprendida como yo la observaba a ella. Como un chino y un australiano que se encuentran en Madagascar en una fiesta Noruega. Mundos distintos, perspectivas imposibles de encontrarse en cualquier otro lugar del mundo que no fuera aquel.

Sin duda un buen tema para una novela.

PD: Lo de la suerte que tuve es porque debe haber un ángel de la guarda que protege mi ridícula inocencia, misericordia de Dios. Y un policía que colabora con él sin saberlo. Mi agradecimiento a todos ellos, porque yo tengo mi cartera completa, y la convicción de que hay personas y vidas que merecen ser contadas. Para eso mangaron a un escritor.

Anuncios

Acerca de Antonio José López Serrano

Nací en Valencia a finales de los años sesenta, pero casi toda mi vida la he pasado en Valladolid. A esa ciudad le debo lo que soy, lo que creo, lo que siento y lo que amo. En ella estudié Derecho primero y Teología después. En ella conocí a mi mujer y en ella ví por primera vez el rostro de mis hijas. En ella descubrí que la CREATIVIDAD puede ser amiga de la VERDAD, y que la AUTENTICIDAD es un bien escaso que se descubre PENSANDO y VIVIENDO. Trabajo como profesor de Filosofía en Secundaria y Bachillerato, y recientemente he descubierto una nueva pasión: ESCRIBIR. Disfruto escribiendo y me gustaría que disfrutaras leyendo. Como puedes ver, solo soy un profesor de filosofía al que le gusta pensar, rezar, escribir y amar.

Publicado el septiembre 13, 2015 en Noticias del autor, Relato corto. y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. He clicado “me gusta”, pero no me gusta nada. Que mal rollo que lo roben a uno, menos mal que la cosa terminó bien. Un saludo.

  2. Has dado en el clavo con este articulo , realmente creo que esta web tiene mucho que decir en estos temas . Volveré pronto a vuestra web para leer mucho más , gracias por esta información .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ANTONIO J. LÓPEZ SERRANO

ESCRIBIR, PENSAR, AMAR , REZAR. Blog del escritor

Jesús Fonseca Escartín

Periodista y poeta

Antropología accesible

ESCRIBIR, PENSAR, AMAR , REZAR. Blog del escritor

Bold Commentary

"Writing With No Fear"

AURI

El "Mundo de los Ángeles" es un Mundo luminoso, al mismo tiempo que sorprendente, inimaginable e incomprensible para la consciencia del ser humano, que no hay que razonar demasiado, sólo lo justo. Busca esa razón "dentro" de tu Corazón y encontrarás las verdaderas respuestas.

Donovan Rocester

Una dimensión de relatos, pensamientos y poesía...

SIN MIEDO A PENSAR

Inspiración para los que anhelan un mundo mejor

IMPREINTofficial

The official page of the artist created to host the project 'CUT OFF'.

ArsArtis

"Acaso algún día logre capturar un instante en toda su violencia y toda su belleza". Francis Bacon.

Caminando por Nueva York

Blog y guía de Nueva York, donde os voy descubriendo esta magnífica ciudad. Aquí encontrarás todo lo necesario para disfrutar de una experiencia new yorker.

Pensando Derecho

Perspectiva...

The fish still swims

The monsters turned out to be just trees 🌳

PANDEMÓNIUM

Los caminos del azar son inescrutables

The Storyteller Blog

Vida, cuentos y relatos salvajes

Ariel Aqueveque Marín

todo en pocas palabras

Ratón de biblioteca

Buceando en la escritura propia y ajena

Alexia

Libros, libros, libros.

Morada de Relatos

Ciencia ficción, Fantasía y Terror

IwainLCvlog

Iwain Lizan Cris - Page

Un Puñado de Palabras

Bienvenido al blog del escritor Karel Apodaca

Cookin´Up & MarceVino

Se Hace Cocina al Andar... Se Vive el Vino al Andar

Singularette

No solo soltera, sino singular

Ars Divulgandi

Explorando el lado interesante de las cosas. Textos de Eleazar Salas Guevara

Legnalenja

Un espacio dedicado al entendimiento del mundo en el que vives

FILMS BASED ON NOVELS

BY SAHARAUI WESTERN SAHARA

byluis7

« me arrodillo por las noches ante tigres que no me dejarán ser. »

palabrasaflordepiel

Y un poquito más adentro

Daniel P. Espinosa

Conoce al autor finalista del Premio Minotauro

jllopart

la poesía es libertad

CARLOS MALILLOS RODRÍGUEZ

ESCRIBIR, PENSAR, AMAR , REZAR. Blog del escritor

Marcial Rafael Candioti IV - Mi Legado: Humanidad, Solidaridad, Independencia, ¡LIBERTAD!

Noticias Destacadas de toda naturaleza - Espiritualidad - Solidaridad - Independencia - Un Blog sin Ideologias ni Religiones, y que es respetuoso de todas.

Ficcionomicón

Relatos de ficción.

Miguel Jarquín

Just another WordPress.com site

El bosque de la larga espera

Πᾶν τὸ ἐνεστὼς τοῦ χρόνου στιγμὴ τοῦ αἰῶνος

Flor Profusa...

La vida es una poesia, algunos son el papel y otros la tinta.

Blogracho

y alcoholizado de palabras

Desmontando a Kate

Psicología, Cultura y otros tabús

Gorrion de Asfalto

Literatura, Teatro, Poesía y Viajes

splitting of the ego

ESCRITOS DE MAGNÍFICO MARGARITO

DESPUÉS DE LA MEDIA RUEDA

Bitácora nostálgica, de un cubano que vive hace más de dos décadas en Suecia

A %d blogueros les gusta esto: