Dedicado a los amantes de la historia.

Hay que reconocer la importancia y el valor que tiene para mucha gente la historia. No me refiero a que haya personas que recurran constantemente a ella para justificar sus excesos ideológicos, véase nacionalistas y exaltados de toda condición, sino a aquellos que buscan en la historia razones y resortes para entender y comprender al hombre en toda su complejidad. De ahí que la historia, o mejor las historias de la historia, les emocionen y fascinen. A mi también me embriagan y deleitan, ¿por qué no reconocerlo?

Tiene algo de romántico recrear escenarios imposibles en la actualidad, soñar con portes y personajes muertos hace tiempo, asimilar el absurdo azaroso de la existencia humana, o comprobar que la maldad y la bondad, la cizaña y el trigo, crecen en campos muy cercanos. Tan cercanos que caben en un mismo poblado, un mismo reino, y bajo un mismo techo.

La historia está llena de esas historias maravillosas que despiertan la imaginación y elevan la costumbre de mirar el día a día con otras neurosis. Presentan a menudo ojos sabihondones y extremidades zanquilargas, las mismas que nos permiten correr nuestra existencia con la melancolía de no haber vivido en otra época, y el promiscuo y sensato agradecimiento de disfrutar de las comodidades de ésta. La historia otorga a sus seguidores el don de no amostrencarse, de no ser un zote; los ubica en el tiempo y les da argumentos para no despachar al mundo con demagogias simplonas maltraídas en un vermut de mediodía. Nos da conversación e ilumina las relaciones con los objetos que tienen más de cien años. Nos ayuda a comprender al bisabuelo, y nos hace trascender  con la misma luz que iluminó a los platónicos, y los desplazó en su contemplar de sombras cavernícolas. Desde que hay escritura hay historia, y no es casualidad. Escribir sobre la historia, novelarla, contarla y entenderla es ser más hombre y menos semoviente.

Sin duda un amante de la historia es un caballero, un marinero, un eremita, un romano conquistador de fronteras y pueblos, un capitán prendado de territorios inexplorados, de batallas imposibles y de mundos torcidos. Es un seductor, siempre dispuesto a regresar al pasado en cualquier momento para ver, y comprobar por sí mismo que los muertos del pasado resucitan temporalmente, y que nos pueden hablar y contar de sí mismos y de su tiempo. Esos espectros resucitados nos enseñan y nos obligan a aprender, y cuando ya han cumplido su misión, vuelven a las tumbas en las que un día los depositaron. Les miramos a la cara, pensando que siguen estando ahí, junto a nosotros. Dispuestos a narrarnos, a decirnos. nos dan las gracias y se vuelven a dormir.

Junto a los muertos de la historia comprendemos que el hombre es hombre en cualquier condición y circunstancia, y que las veleidades que habitualmente arrastramos estuvieron configuradas, y prefiguradas, en otras vidas anteriores a la propia. Ajenas y malditas, o benditas e irrepetibles. ¡Cuánto nos hubiera gustado conocer a tal o a cual personaje de la historia…! Y nos recreamos imaginando y disfrutando con los restos del castillo, de la calzada romana, conociendo a la Santa con la pluma en la mano. Y nos basta una espada labrada en la fragua que un día visitamos por un par de euros en un museo provinciano. Un guía nos cuenta lo que ya sabíamos y amábamos, pero a nosotros nos seduce imaginarnos que por tales piedras paseó aquella andariega universal, o cabalgó aquel rey emperador, inocentes, inteligentes, arrojados, entregados, heroicos, hombres y mujeres, niños que crecieron, vidas que dejaron como huella nuestra existencia, pues antepasados nuestros son.

Tampoco hay que olvidar que detrás de un historiador hay un pequeño cotilla, un hombre interesado en las cuitas humanas, un recopilador de anécdotas que no se resigna a lo que le cuentan, sino que quiere reconstruir con meridiana exactitud aquello que sucedió, con pelos y señales, como si lo viera y lo pudiera tocar. Por eso, que durante estos días, haya tanta gente interesada en la novela histórica, en la serie Carlos Emperador, en Santa Teresa, en la serie Isabel, o en la Segunda Parte de los Caballeros de Valeolit. Lealtad y promesa es un motivo de regocijo para mi, y para todos los que disfrutamos contemplando el tiempo, soñando mundos pasados, ensanchando nuestra existencia. Y me trae a cuenta la enorme responsabilidad de contar con fidelidad y rigor la verdad de lo que sucedió, y de recrear con decisión y valentía, aquello que no sucedió, pero que perfectamente pudo suceder. Esa es la novela histórica, y esos son los amantes de la historia. A vosotros os lo dedico…

Anuncios

Acerca de Antonio José López Serrano

Nací en Valencia a finales de los años sesenta, pero casi toda mi vida la he pasado en Valladolid. A esa ciudad le debo lo que soy, lo que creo, lo que siento y lo que amo. En ella estudié Derecho primero y Teología después. En ella conocí a mi mujer y en ella ví por primera vez el rostro de mis hijas. En ella descubrí que la CREATIVIDAD puede ser amiga de la VERDAD, y que la AUTENTICIDAD es un bien escaso que se descubre PENSANDO y VIVIENDO. Trabajo como profesor de Filosofía en Secundaria y Bachillerato, y recientemente he descubierto una nueva pasión: ESCRIBIR. Disfruto escribiendo y me gustaría que disfrutaras leyendo. Como puedes ver, solo soy un profesor de filosofía al que le gusta pensar, rezar, escribir y amar.

Publicado el octubre 12, 2015 en Artículos de opinión., La novela histórica LOS CABALLEROS DE VALEOLIT y su época. y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

LECTORES MEDIEVALES

Bienvenidos a Lectores Medievales, un lugar para los amantes de este tipo de género.

Ínsula Barañaria

Blog de literatura de Carlos Mata Induráin

Novela histórica, artículos, sátira, crónicas y crítica.

Relatos históricos, irónicos y sarcásitos de los que soy autor

Luna Paniagua

Escritura, lectura y corrección de textos

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Blog para escritores

Un blog para escritores con reseñas, consejos, noticias, libros, premios

Empowered

Everyday

Novela: El séptimo amanecer

¿Qué estarías dispuesto a hacer si conocieses el destino de la humanidad?

Pixel Edit

Creative PicsArt Editing Tutorial | Photo Editing Tutorial

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

PU[N]TOS DESCOSIDOS

La poesía no podrá cambiar el mundo pero sí a las personas que lo pueden cambiar.

optimisticlifeat30

The essence of Poetry

Songs of my Soul

Pequeñas canciones de mi alma para intentar liberar las mariposas de mi mente.

El hombre que le susurra a los sentimientos

Escribir no solo es una pasion... es el reencuentro con uno mismo

Ven, pasa

«Por ser cómo soy, por querer seguir siéndolo»

LUCES Y SOMBRAS

LO QUE VES... NO SIEMPRE ES LO QUE HAY

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

ANTONIO J. LÓPEZ SERRANO

ESCRIBIR, PENSAR, AMAR , REZAR. Blog del escritor

Jesús Fonseca Escartín

Periodista y poeta

Antropología accesible

ESCRIBIR, PENSAR, AMAR , REZAR. Blog del escritor

Bold Commentary

"Writing With No Fear"

AURI

El "Mundo de los Ángeles" es un Mundo luminoso, al mismo tiempo que sorprendente, inimaginable e incomprensible para la consciencia del ser humano, que no hay que razonar demasiado, sólo lo justo. Busca esa razón "dentro" de tu Corazón y encontrarás las verdaderas respuestas.

Donovan Rocester

Una dimensión de relatos, pensamientos y poesía...

SIN MIEDO A PENSAR

Inspiración para los que anhelan un mundo mejor

IMPREINTofficial

The official page of the artist created to host the project 'CUT OFF'.

A %d blogueros les gusta esto: