Archivo del sitio

Imaginando el futuro. Virgencita que me quede como estoy.

Es uno de los temas que más que mola, el futuro. Pensar en lo que sucederá cuando no estemos aquí. Me imagino que si se llega a conseguir, gente que no muera, será a costa de que no nazca ni uno más. Pero quiero ser realista, así que vamos a por la tecla del ordenata con prestancia y vamos a desgranar lo que de verdad sucederá. Átense los machos que entramos en materia.

Dios mediante, es decir, siempre que no se acabe el mundo el próximo mes; que no sería raro dado el devenir humano, probablemente seguiremos muriendo. Es probable que en algunos lugares se consigan avances médicos infinitos, de esos que hacen flipar a la peña, pero precisamente por eso, no creo que estén disponibles para la mayoría de la población. De hecho, en la actualidad, la mayoría de los avances médicos no están disponibles ni son cercanos a una inmensa parte de la población. Unos avances que hagan a un 20% de la población inmortal son simplemente un insulto para el resto de la humanidad. Se generalizaría el exterminio de los inmortales mediante bombas de mano y accidentes de tráfico. Nada. Mejor nos quedamos como estamos, todos mortales y ya está.

Lo que sí estoy seguro es que algunos continentes soportarán a otros. Africa, por ejemplo, seguramente será un inmenso basurero, donde los detritus, los electrodomésticos viejos, los residuos nucleares y los plásticos recogidos de los países con conciencia ecológica, o sea de nosotros, camparán por todo el continente, de norte a sur. Digo yo que descubrirán, un año de estos, que la antártida es un excelente lugar para almacenar basura, y lograrán cambiar las condiciones del continente helado. La basura nos comerá, así que habrá que prepararse para enviarla al espacio. Será la tercera fase del ecologismo pacifista. Total, la basura espacial ya existe, y por un poco más… pues eso. Mejor nos quedamos con la basura que ya tenemos, y ni un poco más.

Lo de los móviles será un cambio curioso. La gente no llevará el móvil fuera del cuerpo, sino metido en su cerebro. Bastará con conectarse mentalmente a cualquier sitio güebe para ver las chorradas y los chistes del día que fluirán como el magma. La mente dejará así de ser un espacio íntimo para convertirse en un lugar comunitario. Será curioso pillar a los pederastas, a los machistas y a los librepensadores tocando los huevos al personal con pensamientos tóxicos. Igual que ahora en las redes sociales, pero en plan mental. Todos conectados y todos hablando sin que nadie escuche nada. Molará. Por supuesto habrá antivirus para evitar que nos inunden los malos con sus raciocinios provocadores. Antivirus vendidos por los mismos fabricantes de móviles intercerebrales. Seguramente nos saludarán con una frase certeza: Bienvenido a tu cerebro de gilipollas.

Por supuesto, es fácil de deducir, no habrá novedades musicales, ni pelis nuevas, ni libros ni nada artístico novedoso, porque el pirateo será tan generalizado que se llamará cultura solidaria. Las descargas serán legales, pero no habrá nada que descargarse, porque casi nadie podrá pensar nada nuevo sin que se lo pillen y se lo roben de la cabezota. Eso sí, habrá gente que estará todo el día recitando a Neruda. Ale, que os den.

La comida será igual que la de ahora. Un buen cocido, como el que nos pimplamos el domingo pasado, no puede extinguirse. Pero cambiarán los ingredientes, y será un cocido sin chorizo, sin tocino, sin gallina, sin ternera y sin jamón. Ganarán los hervíboros que nos obligarán a comer brócoli. Será una mierda de cocido, deconstruido y sin parecido al actual, pero es lo que hay. Siembra polvos y recogerás lodos.  Salvo los subversivos cristianos, que seguirán zampando cerdo a tutiplén, el resto declarará al cocido comida non grata, antisolidaria y nefanda. Lo dicho, mejor nos quedamos como estamos, y seguimos comiendo cocido y yendo a misa.

Si triunfan algunos postulados actuales, seguramente la humanidad esté llena de abuelos bicentenarios en los países ricos; y de cadáveres los países pobres. Casi como ahora pero más. El sexo será un gran negocio, y probablemente haya un importante intercambio de jovencitos que satisfagan las ansias de los aventajados y envejecidos sabios de la humanidad. Será un gran mundo, lleno de avances y de esclavos. La mayoría de edad estará en los 75 años, y el resto será una panda de adolescentes que no podrá gozar de derechos, pues no estará preparada para ello. Casi como ahora, que la adolescencia llega a los 25 años, según los sociólogos en extinción. Mejor que ahora no será, no. Ver para creer, oyes.

No habrá sexos ni géneros. La gente se extirpará los genitales nada más nacer y se implantará micropenes de caracol, para poder masturbarse a gusto. Los más radicales estirparán sus micropenes a los cuarenta y dos años y se instalarán una lechuga para dar ejemplo de independencia y autenticidad. Será la leche, porque eso hará que prolifere la cría del caracol hermafrodita. El dato más negativo será que el aborto de hueva de esturión será castigado con una semana de vacaciones a un basurero africano, sin pena revisable ni nada.

La educación no estará informatizada. Tampoco habrá profesores ni maestros. En realidad no habrá educación. ¿Para qué sirve la educación si ya tendrán los móviles en la cabeza? Lo que habrá serán antivirus más potentes y grandes programas de mejora cerebral para el rendimiento y la vida moderna.

¿Sigo? Venga un poco más, que me mola.

La gente no viajará, porque será peligroso salir de casa. Lo más probable es que la gente viva en casas aisladas y pequeñas. Tendrán todo lo que necesitan en ellas. Una planta, un perro, y una pantalla conectada a alguien que nos suministrará el cocido deconstruido. Para hablar con alguien ya estarán nuestras cabezas. Digo yo que algunos habrán salido del planeta, pero será por no compartir tanta mierda con el resto. No habrá pobres en el mundo, porque los habremos extinguido desde el norte con nuestra basura radioactiva. Igual queda el de mad max, pero no creo. Lo que sí habrá serán algunos independentistas catalanes colgando su banderola en la cola de sus mascotas e insultando a los vecinos. Habrá que mandarlos a África por pesaditos…

La religión existirá en clandestinidad. Estará perseguido rezar y tener alguna idea relativa al más allá que ponga en peligro el nuevo equilibrio mundial. A pesar de la propaganda constante, habrá cristianos… y es que algo esperanzador tendrá que haber. ¿No? Me los imagino celebrando la Eucaristía y comiendo fraternalmente un plato de cocido  clandestino, con su chorizo de invernadero y su tocino rancio. Será los Domingos, claro. Un día que ya no existirá en el calendario laico del planeta.

Virgencita, Virgencita… ¡qué me quede como estoy!

 

 

Anuncios

¿Por qué somos los hombres distintos a los demás animales?

Defender esta opinión hace años era una cuestión baladí, nadie lo hacía, porque se suponía que los hombres y los animales ya éramos lo suficientemente diferentes como para que no nos volviéramos locos con el tema, pero es que últimamente sí nos estamos volviendo locos, y se escuchan diatribas defendiendo la humanidad de los animales, o criticando la animalidad de la gente, y por eso conviene aclarar algunas cosas. Sin acritud, ¿de acuerdo?

Para empezar diré que me gustan los animales, me caen bien y me hacen gracia. Bastante más que las plantas o los champiñones. Me gustan más los mamíferos que los pájaros, y más las abejas que las moscas. Todo normal. También diré que me agrada algo menos la humanidad, me cae gorda en su conjunto, aunque me gusta relacionarme con mis amigos, mi entorno… como todo el mundo supongo. Así que creo que no me pierden los colores, menos que la gente que tiene un perrito y defiende a los animales porque le mira y se ablanda, y menos que aquel que odia a los chuchos porque de pequeño le mordió un pulgoso y los trata a patadas. Por eso defiendo que un hombre no es un animal, y que no tenemos que tratar a los animales como si fueran personas, porque no lo son.

El evolucionismo sintético darwinista trajo la noción científica de que el hombre es un animal, en concreto un tipo de primate que ha evolucionado desarrollando la inteligencia. El hombre, para sus defensores, forma una parte indivisible con la naturaleza misma, por lo que solo debe esperarse de él un comportamiento teóricamente “natural”. Desarrollan de esta manera la convicción filosófica, que no científica, de que los hombres son meros animales, y que la naturaleza y lo natural debe regir nuestras vidas, contraponiendo naturaleza a cultura (portadora de viejas costumbres morales). Lo natural es además un concepto contrario a cultura, que ellos identifican simplemente con el comportamiento etiológico.

El problema es que si todo lo explica la naturaleza, entonces cualquier referencia cultural se antoja una molestia impostada y ridícula. En realidad estas corrientes filosóficas tratan de sustituir la cultura contemporánea heredada de las tradiciones cristiano greco-romanas por las nuevas costumbres proclamadas a golpe de ingenio y ocurrencia, en este caso animalista. De hecho son más moralistas que los antiguos moralistas, y pretenden imponernos sus consignas morales. Naturaleza buena, cultura mala. animales buenos, toreros y toros malos.

El hombre, (que en el siglo XIX tiene mucho del buen salvaje de Rousseau), es concebido de esta manera como un animal más, pero terminan justificando cualquier comportamiento humano, incluidos los de tipo sexual, como pautas de la diosa naturaleza. Basta indicar, por ejemplo que hay animales hermafroditas, para que el hermafroditismo  humano quede justificado, o la homosexualidad en algunas especies para que todo comportamiento humano errático parezca lógico y natural, tachándose lo ortodoxo y cultural como algo anticuado o ridículo. La justificación del comportamiento humano no puede estar en la naturaleza. Si la ameba es incestuosa porque se multiplica por partenogénesis nosotros también. Luego se empeñan en contarnos que no hay dos sexos, sino cinco géneros y que también nos deberíamos reproducir de la misma manera. Da igual el perro que el collar del perro; y da igual un perro que un medusa. Entre otras cosas porque no saben donde corta la naturaleza entre uno y otro. ¿Por qué conceder derechos a los mamíferos y no a las medusas? Pues eso, que están perdidos porque el límite de la animalidad no está entre unos animales y otros, sino entre el hombre y los animales. Porque somos radicalmente distintos, aunque se empeñen en igualarnos.

El problema es que el tiempo pasa, y las viejas construcciones ideológicas, edificadas a golpe de gilipollez, se terminan volviendo contra nosotros. Donde alguien dijo una tontería, al cabo de cincuenta años la encuentra uno mencionada como una gran cita de un pensador contemporáneo. Es el absurdo de nuestro tiempo, que todo el mundo anda perdido, como pollos sin cabeza; por eso, cualquiera de los que corretea por el corral parece un líder importante. Es en este circo argumental donde encontramos, por ejemplo, personas que quieren ser hervíboros. Sorpresa. Se consideran primos hermanos, o hermanos al resto de los animales, (mamíferos casi siempre), y se hacen veganos, que es una forma como otra cualquiera de ser un rumiante de libro. Con el tiempo habrá gente que pida ser ovíparo por horas, y vivíparo por meses, como que será mejor y más natural. y a todo el mundo le parecerá lo normal y lo natural. Todo menos ser “homo sapiens sapiens” a la vieja usanza. A mi me da igual lo que coman, lo malo es que quieren imponernos su ideología con argumentos insostenibles.

La última de las verdades absolutas viene a propósito de los toros. Hay una corriente de imposición cultural que pretende destruir la tauromaquia, entre otras cosas porque (dicen) los animales son hermanos y por tanto portadores de derechos. Primero nos han igualado a los animales, y luego les han extendido los derechos humanos, montando espectáculos macabros, como la suelta de armiños en el monte, o la liberación de los jilgueros por el parque. Evidentemente los pobres animales se mueren en nombre de la libertad y sus supuestos derechos. Hay que explicarles urgentemente que la hermandad se tiene con los iguales, y que somos radicalmente distintos de los animales. Por el bien de los propios animales y de los hombres. Al proteger a los animales suele suceder como a aquella niña que apretó tanto al pollito del corral que terminó por ahogarlo. A los animales hay que dejarles que sean animales, que es lo que son.

Querer a los animales es algo bueno y agradable para sus dueños, pero pretender defenderlos frente al hombre es una estupidez. No son de los nuestros ni tenemos por qué protegerlos. ¿Acaso no saben protegerse solos? Si el toro de lidia sobrevive como especie es gracias a la tauromaquia. Lo mismo que muchas otras especies hoy amenazadas de extinción en este parque zoológico llamado Tierra. Los animalistas van camino de extinguir las especies deseando liberarlas, y la hacen pensando que salvan a los animales cuando los conducen a su condena. Evitar la extinción de las especies es un valor de supervivencia de nuestra especie, una obligación moral para no perjudicarnos. Por eso hay que rechazar a los animalistas como perjudiciales para las especies. Entre otras cosas porque no las entienden.

Para mí los hombres somos profundamente distintos a los animales, nuestra razón, nuestra libertad, y nuestra capacidad para amar y relacionarnos nos hace muy diferentes a los primeros. Y no proviene solo de la evolución. El hombre goza de una emergencia significativa en la naturaleza que le obliga a la pauta cultural heredada y que le hace ser Cultura desde sus orígenes. Las culturas son dominadoras de las naturalezas, y eso es bueno para nuestra supervivencia. Nuestra obligación es conservar y mejorar esa naturaleza, intentando comprenderla sin esquilmarla. Pero estamos por encima de ella. También es una cuestión de Dios (ecoteologías) que ahora no deseo profundizar, pero que está ahí. Si el hombre es un Dios para sí mismo, entonces cualquier cosa de la naturaleza se termina convirtiendo en humana y divina. Como la ameba o el toro en la plaza. Esto por supuesto no lo aceptan los biólogos. Ni los veganos, claro.

¿Ha fracasado Dios con el hombre?

El interrogante me encanta, más que nada porque como presupone la existencia de Dios, pues así nos ahorramos discutir sobre el manido tema de la existencia de Dios, que me aburre y me da fatiguita como pocos, la verdad. El interrogante que propongo, más interesante, creo yo, es sobre lo que debe pensar Dios de nosotros, y si somos la especie humana una mierda pinchá en un palo, o unos tíos fantásticos capaz de crear arte y de enamorarnos de la vida.

El asunto, dicho con letras y tono teológico, nos sumerge a lo bestia en una cuestión antropológica central: ¿ha sido adecuada la economía de salvación para unos tipos como los seres humanos? ¿Se ha equivocado Dios con nosotros? ¿Se ha hartado Dios del hombre y está a punto de mandarnos a la mierda? Desde luego en la Biblia no faltan textos que hablan de un Dios que está hasta las narices de la humanidad, y que se arrepiente de habernos creado. Extremos todos con los que estoy bastante de acuerdo, porque además de que hay mucha gente que hay que dar de comer aparte, hay otro tanto de peña que nace para engordar y morir a lo bobo mientras engulle basura televisiva con menos criterio que una vaca viendo pasar el tren. Vidas insulsas, vidas egoístas, vidas desperdiciadas, vidas atrapadas, vidas ridículas y vidas que no vale la pena vivir. Ahí Dios podría hacernos un favor y mandarnos un meteorito de esos que anuncian en las cadenas americanas, y que nos descuajeringue en un santiamén.

Pero Dios, y lo dice la Biblia, tiene un rollo bastante mas misericordioso que el mío, que juzgo con saña a buena parte de la humanidad porque me parecen unos inanes y unos comebellotas. Realmente vidas aprovechadas no hay demasiadas, vidas dedicadas a amar a los demás, dedicadas a rezar, dedicadas a estudiar, a leer, a amar, a crear vida, a crear arte, a transformar el mundo desde los valores evangélicos, hay poquitas. De hecho, tampoco yo daría la talla, por eso me exijo hacer algo mejor las cosas, y por eso pido a Dios que perdone mis pecados, mis muchos pecados. Pero ¿qué sucede con el que ni siquiera pide a Dios perdón, el que lo insulta, lo vitupera, y ejerce ideológicamente contra él? Imagino que si ha dedicado su vida a echar una mano a la humanidad, pues vale. Dice el Vaticano II que se salva el hombre que lo busca con sincero corazón, el que está tras la verdad, el que ama la ciencia y quiere hacer de la humanidad un mundo mejor. Ahí Dios, no es que tire cohetes, pero supongo que andará más contento. ¿Pero qué hacemos con tanta gente que solo se quiere a sí misma, que es egoísta hasta el extremo, que es mala con avaricia, que machaca y trepa por encima de los demás y que es mala hasta consigo misma? ¿Qué hacemos con la gente mala? Desde luego aguantarla, pero, ¿y Dios?

Me pregunto cómo estará ahora el kilo de misericordia por el cielo, aunque creo, por indicios varios, que Dios no está precisamente satisfecho con nuestra evolución. Incluso muchos piensan que vamos a peor. Mucha gente cree que Dios ha bajado el listón, y lo que se exigía en cuanto a pecados hace unos años, pues como que ahora se exige mucho menos. Es un Dios más abuelo que padre, y ya se sabe que los abuelitos lo consienten todo a los nietos. Esto es igual que en el cole, que los niveles bajan, por todo el mundo hace como que no pasa nada. De hecho, algunos teólogos dicen que no hay ni infierno ni diablo, y así es todo como más light y más fácil. ¿Pero es real esto? ¿Sigue siendo Dios el mismo o está cediendo a nuestro coqueteo con el mal?

Sin duda, catastrofistas nunca han faltado en el mundo, aunque ahora la mayoría de esta panda sean ecologistas, y nos digan que el planeta se va al pairo por culpa de los pedos de las vacas. Pero catastrofistas en plan religioso como que se lleva menos en Europa y más en América, donde hay telepredicadores dando la paliza a todas horas. Esos sí que se merecen algunos azotes celestiales. Me pregunto qué psicoanalista tendrá Dios para aguantar a tanta peña plasta, y no exterminar a tanto malo de bote y tanto pesado sobrevenido. Sin duda es misericordioso.

El tema se podría deslizar a la inteligencia de Dios. ¿Es Dios un tonto que no se entera de qué va nuestra movida? Porque para mucha gente los buenos son tontos, y los malos listos. Dios sería así un patán desinformado, y su hijo un bobolicón que se dejó atrapar y matar. Evidentemente, ésto, así dicho, a la teología no le ha interesado un pimiento, porque se despacha rápido: Dios es tan omnipotente como misericordioso, omnisciente los siete días de la semana, y salvo que queramos quedarnos con un Dios light (o sin Dios y perdidos), tendremos que aceptar el misterio de Dios. Y es que con el tema de Dios hay que ser serios, así que aclaramos: no estamos hablando del vecino del ático, un tipo listo con barba blanca, sino de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Algo más complejo y más allá del primer entendimiento humano.

Yo creo que si Dios no nos ha exterminado ya, es porque es misericordioso. Porque es bondad y está esperándonos, igual que se espera a una novia que llega tarde, porque el encuentro final sustituye todo lo demás. La paciencia todo lo alcanza, decía Santa Teresa, y Dios es el tío más paciente del mundo, porque para aguantar a su iglesia, hace falta algo más que dos tazas de tila.

Desde luego es más paciente que yo, que habría mandado a un tercio de la humanidad a Mercurio a tomar el sol, y a otro tercio a Neptuno a pasar fresquito. ¿El tercio restante? Pues eso. Usted y yo pidiendo misericordia. ¿Nos apuntamos?

La hoguera de los libros

Bitácora para gente que va leyendo a trabajar

Pippo Bunorrotri

El hombre que susurraba a los sentimientos

Ínsula Barañaria

Blog de literatura de Carlos Mata Induráin

Novela histórica, artículos, sátira, crónicas y crítica.

Relatos históricos, irónicos y sarcásitos de los que soy autor

Luna Paniagua

Escritura, lectura y corrección de textos

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

Blog para escritores

Un blog para escritores con reseñas, consejos, noticias, libros, premios

Empowered

Everyday

Novela: El séptimo amanecer

¿Qué estarías dispuesto a hacer si conocieses el destino de la humanidad?

Pixel Edit

Creative PicsArt Editing Tutorial | Photo Editing Tutorial

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

PU[N]TOS DESCOSIDOS

La poesía no podrá cambiar el mundo pero sí a las personas que lo pueden cambiar.

Optimistic Life

The essence of Poetry📚

Songs of my Soul

Pequeñas canciones de mi alma para intentar liberar las mariposas de mi mente.

Ven, pasa

«Por ser cómo soy, por querer seguir siéndolo»

LUCES Y SOMBRAS

LO QUE VES... NO SIEMPRE ES LO QUE HAY

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

ANTONIO J. LÓPEZ SERRANO

Blog del escritor. ESCRIBIR, PENSAR, AMAR, REZAR.

Jesús Fonseca Escartín

Periodista y poeta

Antropología accesible

Blog del escritor. ESCRIBIR, PENSAR, AMAR, REZAR.

AURI

El "Mundo de los Ángeles" es un Mundo luminoso, al mismo tiempo que sorprendente, inimaginable e incomprensible para la consciencia del ser humano, que no hay que razonar demasiado, sólo lo justo. Busca esa razón "dentro" de tu Corazón y encontrarás las verdaderas respuestas.

Donovan Rocester

Una dimensión de relatos, pensamientos y poesía...

SIN MIEDO A PENSAR

Inspiración para los que anhelan un mundo mejor

IMPREINTofficial

The official page of the artist created to host the project 'CUT OFF'.

Caminando por Nueva York

Blog y guía de Nueva York, donde os voy descubriendo esta magnífica ciudad. Aquí encontraréis todo lo necesario para disfrutar de una experiencia new yorker. Además de otros lugares increíbles del mundo.

Pensando Derecho

Perspectiva...

The fish still swims

The monsters turned out to be just trees 🌳

PANDEMÓNIUM

Los caminos del azar son inescrutables

The Storyteller Blog

Vida, cuentos y relatos salvajes

Ariel Aqueveque Marín

todo en pocas palabras

Alexia

Libros y Desvaríos

Morada de Relatos

Relatos de Ciencia ficción, Fantasía y Terror

Un Puñado de Palabras

Bienvenido al blog del escritor Karel Apodaca

Cookin´Up & MarceVino

Se Hace Cocina al Andar... Se Vive el Vino al Andar

Singularette

No solo soltera, sino singular

Legnalenja

Un espacio dedicado al entendimiento del mundo en el que vives

FILMS BASED ON NOVELS

BY SAHARAUI WESTERN SAHARA

byluis7

« me arrodillo por las noches ante tigres que no me dejarán ser - lo que fuiste no será otra vez - los tigres me han encontrado pero no me importa. »

palabrasaflordepiel

Y un poquito más adentro

Daniel P. Espinosa

Página oficial del autor finalista del Premio Minotauro